“Nos ha enseñado un lema: hemos nacido para ser inteligentes, para ser valientes, hemos nacido para cumplir nuestros sueños”, cuenta una estudiante al referirse a Bertha Chuquimia.

La voluntad de aportar y contribuir a la formación de los niños impulsó a Bertha a ser maestra del nivel primario, esa vocación la llevó a poner en alto a la educación, y sobre todo a sus estudiantes.


Con 41 años al servicio de la enseñanza es inspiración para estudiantes y docentes, ellos la describen como una maestra que busca cada día la forma de ingresar en la vida de un niño y ser guía de su formación.

“Es algo que yo le decía a los niños siempre, Dios nos ha enviado a esta vida para ser felices, ¡me encanta ser maestra!”, expresó Bertha.

Lee también: Día del Maestro: ¿Cómo son esos profesores que jamás se olvidan?

La maestra Chuquimia es ahora directora de la unidad educativa Ismael Montes, estar al frente de más de 400 estudiantes representa tener la facultad de cambiar vidas, y ser sensible ante la situación que vive.

“Se ha ganado el cariño de los estudiante, de los niños y también de los padres de familia”, indicó Víctor Soto, padre de familia.

La profesora está convencida de que el interior de cada niño existe riqueza, ella observa que cada uno tiene diferentes intereses, y su apoyo está logrando que descubran sus talentos. Bertha Chuquimia siente gran satisfacción al ver consolidado su esfuerzo y dedicación.

Ella confiesa que desde niña jugaba a ser la profesora del resto de sus hermanitos y ahora es un talento que enorgullece a toda la familia.

Esta profesora está impulsando la educación de los niños paceños igual que cientos de maestros, es referente de entrega, superación y compromiso. En el Día del Maestro, destacamos su noble labor y es por ello que se la considera una Boliviana de Oro.

Comentarios