Flor, gladiadora del equipo amarillo, llegó a Calle 7 con las maletas cargadas de sueños. Y es que a pesar de tener a su familia en Argentina quiere alcanzar todas sus metas en Bolivia. 

Está entrenando y esforzándose para tener un buen nivel en competencia. 

Entre lágrimas dijo que "a veces se necesita el afecto, el abrazo, un beso. Sé que por la tecnología estás más conectado pero no es igual", comentó. 

Más detalles en el siguiente video:


Comentarios