El Cazador Urbano visitó tres unidades educativas en la ciudad de El Alto, donde padres de familia se quejan debido a la falta de mantenimiento y termino de obras en estas instalaciones.

En la Unidad Educativa José Antonio Paredes, ubicado en el Distrito 5 de esta urbe, presenta una variedad de carencias, como el tinglado que cayó el pasado mes de febrero a consecuencia del peso del granizo, y hasta la fecha aún no fue repuesto.

Además, en este colegio existen grietas en algunos muros de las diferentes aulas, por lo que padres de familia acuden al lugar a hacer algunas refacciones para que sus hijos puedan retornar a clases y tengan mejores condiciones.

En el lugar, existe una estructura nueva, pero esta no puede ser utilizada debido a que tiene defectos de construcción según los padres de familia, además, aseguran que la Alcaldía les pidió esperar tres meses para las obras de mantenimiento.

En el distrito 1 de El Alto, la Unidad Educativa Rotary Chuquiago Marka tiene un muro que hace más de dos años colapsó y hasta el momento no ha sido repuesto.

Los padres de familia colocaron calaminas para poder resguardar a los estudiantes del lugar debido a que les prometieron refacciones que nunca llegaron. Asimismo, este colegio presenta problemas en la infraestructura de los baños, la cual no tiene ninguna condición para recibir a los estudiantes ante un inevitable retorno a clases.

Un panorama similar se puede observar en otro colegio del Distrito 4 de este municipio, donde varios techos de diferentes aulas están a punto de caer, los padres optan por colocar cintas y hasta papel para poder sostenerlo.

Por si fuera poco, la unidad educativa no cuenta con agua. Además, exigen la construcción de un tinglado, aseguran que el contrato ya fue firmado pero la obra no se ejecuta.

El Cazador buscará respuesta por parte de la Alcaldía y escuchar su postura ante la gran cantidad de denunciar de diferentes colegios.

Comentarios