Raquel Capel, dietista-nutricionista deportiva y clínica hace las siguientes cinco recomendaciones para comer mejor haciendo cinco pequeños cambios en el refrigerador.

1. Fruta fresca

Tener siempre fruta fresca en lugar de zumos preparados. Elige la opción que más llame tu atención, la que no te dé pereza y prepárala de forma apetecible. Es sencillo y, si además es de temporada, no tendrás ningún problema en encontrarla en cualquier supermercado. Este simple hecho, nos hará tener siempre una alternativa más nutritiva.

2. Sin azúcar añadido

Sustituir determinados alimentos por aquellos similares sin azúcar añadido. No se trata de renunciar de golpe a alimentos más sabrosos que han formado parte de nuestra alimentación durante mucho tiempo, sino de mejorar esas opciones eligiendo otras que sean más saludables. Puede ser el caso de determinados postres lácteos, chocolates, panes de molde, mermeladas e incluso salsas. Ya sabemos que comer saludable no es sinónimo de comer soso, por lo que es perfectamente factible tener aliños o salsas en nuestra nevera, que no tengan azúcar añadido.

3. Bajo en sodio

Elegir opciones de alimentos bajos en sodio. Muy de la mano del punto anterior, es la. sustitución de alimentos ricos en sodio por otros similares Como puede ser el caso de una salsa de soya, pan o incluso la mantequilla.

4. Frutos secos naturales

Elige los frutos secos siempre naturales o tostados. Si los eliges de esta forma, además de aportarte menos calorías, serán más saludables, ya que no llevan aceites de baja calidad como en el caso de los fritos. Si tu ingesta de sal es moderada, y no tienes ninguna patología asociada a su consumo, tomarlos tostados (incluso tostarlos tú mismo) y salados de vez en cuando, también es una opción genial.

5. Bebidas sin ázucar

Opta por refrescos y/o bebidas sin azúcar añadido. Todos sabemos que la forma óptima de hidratarnos es, simplemente, bebiendo agua. No obstante, no vivimos en una burbuja y no hay razón que nos impida optar por refrescos y/o bebidas sin azúcar en alguna ocasión, frente a aquellas cargadas de azúcar. También puedes preparar agua saborizada con menta, hierbabuena o incluso limón, naranja, frutos rojos, etc.

Comentarios