Los planetas se mostrarán espléndidos en noviembre. Marte durante toda la noche, Júpiter y Saturno formando pareja en la primera mitad nocturna, y Venus se encontrará con Mercurio al amanecer.

Este mes de noviembre, según vamos adentrándonos en el otoño, se podrá observar cinco planetas que son visibles a simple vista y que son conocidos desde la antigüedad.

A pesar de que Marte va alejándose de su oposición (por la que pasó el 13 de octubre), su intenso brillo anaranjado todavía nos resulta impresionante. 

Será particularmente espectacular observarlo en conjunción con la luna gibosa en la noche del miércoles 25 al jueves 26 de noviembre. Ambos astros se mostrarán entonces a unos 5 grados de distancia aparente, el tamaño de nuestro pulgar visto con el brazo extendido.

Mientras que Júpiter y Saturno continúan dejándose ver muy próximos en el cielo, cada día un poco más cercanos entre sí hasta que lleguen a su máxima aproximación el próximo 21 de diciembre. Estos planetas gigantes, son visibles por el sudoeste durante la primera parte de la noche. Júpiter es el más brillante de los dos y, según los miramos, el que se encuentra más al oeste. Formarán una estampa muy bella con el fino filo de la luna creciente en la noche del 18 al 19 de noviembre, cuando podremos aprovechar también para observar la luz cenicienta sobre el disco lunar. 

Seguiremos viendo a Venus brillando esplendorosamente antes de los amaneceres. Tras Venus se levantará Mercurio, ya con el cielo clareando al alba. Los dos planetas podrán verse en una bonita conjunción con el filo de la luna menguante en el amanecer del viernes 13. Pero, para apreciar al pequeño Mercurio, habrá que situarse en un lugar libre de luces artificiales y con el horizonte despejado de obstáculos, pues Mercurio apenas se levantará poco más de 5 grados sobre la línea del horizonte antes de diluirse en el brillo difuso y anaranjado del alba.