Estudios de laboratorio recientes han demostrado que las pastas dentales que contienen zinc o fluoruro de estaño y las fórmulas de enjuague bucal con cloruro de cetilpiridinio (CPC) pueden neutralizar eficazmente el SARS-CoV-2. 

Los estudios son parte de un programa de investigación en  el que los científicos están evaluando la eficacia de los productos de cuidado bucal para reducir la cantidad de SARS-CoV-2 en la boca de las personas que tienen COVID-19 y potencialmente ralentizar la propagación de la virus.

Los estudios se realizaron en asociación con el Instituto de Investigación de Salud Pública y el Laboratorio Regional de Biocontención de la Escuela de Medicina de Rutgers New Jersey (NJMS) en Newark y se completaron en octubre. 

En los estudios que examinaron la pasta de dientes, se encontró que las pastas de dientes con zinc o fluoruro de estaño neutralizan el 99,9% del virus después de dos minutos de contacto. Enjuagues bucales con estas características fueron efectivos después de solo 30 segundos. Los resultados sugieren que algunas pastas dentales y enjuagues bucales pueden ayudar a retardar la propagación del SARS-CoV-2 al reducir temporalmente la carga viral en la boca.

“Estamos en las primeras etapas de nuestras investigaciones clínicas, pero nuestros resultados preliminares de laboratorio y clínicos son muy prometedores”, dijo la Dra. Maria Ryan, citada por el sitio especializado Dental Tribune.

“Si bien el cepillado y el enjuague no son un tratamiento o una forma de proteger completamente a una persona de la infección, pueden ayudar a reducir la transmisión y retrasar la propagación del virus, complementando el beneficio que obtenemos al usar barbijos, el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos", añadió.

Por su parte, el coautor del estudio: el profesor David Alland, director del Centro para la respuesta al COVID-19 señaló: 

“Dado que la saliva puede contener cantidades de virus que son comparables a las que se encuentran en la nariz y la garganta, parece probable que el virus SARS-CoV-2 que se origina en la boca contribuya a la transmisión de la enfermedad, especialmente en personas con COVID-19 asintomático, que no están tosiendo. Esto sugiere que la reducción del virus en la boca podría ayudar a prevenir la transmisión durante el tiempo en que los productos para el cuidado bucal están activos ”, dijo.

Comentarios