El róver chino Yutu-2 ha encontrado una "inusual" roca el lado oculto de la Luna, informaron los responsables de la expedición china.

El pequeño robot sobre ruedas forma parte de la sonda Chang'e-4, que está equipada con instrumentos desarrollados por científicos suecos, alemanes y chinos para estudiar el ambiente lunar, la radiación cósmica y la interacción entre el viento solar y la superficie de la Luna.

Yutu-2 (Conejo de Jade-2) realiza experiencias en el cráter lunar Von Karmán y reanudó sus actividades el pasado 6 de febrero luego de hibernar durante el intenso frío de la noche lunar, según el medio de comunicación estatal chino Xinhua. En el día lunar anterior, el róver había encontrado un curioso tipo de roca que el equipo de conducción del róver comenzó a denominar como un "hito".

Our Space, el canal de divulgación científica afiliado a la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA), señala que los investigadores de la misión acordaron con el equipo de conducción que valía la pena inspeccionar ese objeto.

La CNSA aún no ha revelado las medidas de la roca, pero planea analizarla con el espectrómetro de imágenes visibles y de infrarrojo cercano (VNIS) del Yutu-2 con la esperanza de determinar su composición y tamaño exacto.

El hallazgo lunar ya ha despertado un gran interés entre la comunidad científica. Hablando con el portal Space.com, Dan Moriarty, becario del programa postdoctoral de la NASA en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard en Greenbelt (Maryland), describió a esa roca de forma alargada que sobresale del suelo como "definitivamente inusual".

El experto opina que tanto su forma puntiaguda como la pronunciada "cresta" que corre cerca del borde de la roca parecen indicar que la formación es geológicamente joven y se habría creado después de repetidos impactos de meteoritos.

Una expedición arriesgada

Los cráteres situados cerca del robot -uno de los cuales es de 20 metros de ancho y cuatro metros de profundidad- constituyen un desafío para los ingenieros encargados de elaborar su recorrido, indicó Li.

La CNSA describió la primera parte de la misión como un "éxito total" después de que la sonda y el robot enviaran dos fotos a través del satélite Queqiao, encargado de reenviar las informaciones a la Tierra.

La sonda Chang'e-4 realiza estudios sobre el medioambiente lunar, la radiación cósmica y la interacción entre el viento solar y la superficie de la Luna, indicó a la televisión pública CCTV Zhang Hongbo, el ingeniero jefe del sistema de aplicación en el terreno.

Los científicos creen que la cara oculta de la Luna es una zona crucial para saber más sobre la estructura interna y la evolución de las temperaturas del astro lunar.


Comentarios