El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) lleva varios días estudiando una serie de casos muy extraños de infección por melioidosis, una enfermedad tropical causada por una bacteria rara vez se ve en occidente y que habría matado al menos a una persona y hospitalizado a otras dos hasta ahora. 

Esta enfermedad puede ser muy mortal, y aunque de momento no se le considera infecciosa entre personas, los expertos y científicos que están al tanto de caso no saben cómo estas víctimas contrajeron la bacteria, aunque los casos podrían estar relacionados. 

El pasado miércoles, el CDC de Estados Unidos emitió una alerta de salud el miércoles, confirmando que al menos tres personas en tres estados no adyacentes (Kansas, Texas y Minnesota) han contraído melioidosis.

Sabemos que la primera víctima, un hombre con patologías previas hepáticas y pulmonares, falleció 10 días después de su hospitalización al caer enfermo por culpa de esta bacteria. Los otros dos casos confirmados y detectados, una mujer y un niño, fueron identificados el pasado mayo. Y aunque hasta la fecha un paciente ha sido dado de alta, el otro sigue en cuidados intensivos. "El CDC está trabajando con funcionarios de salud estatales en Kansas, Texas y Minnesota para investigar los tres casos, incluida una muerte, de una infección bacteriana rara pero grave llamada melioidosis", han confirmado desde el centro al citado medio.

La conocida como la enfermedad de Whitmore es causada por la bacteria con forma de bastón Burkholderia pseudomallei, y puede afectar indistintamente a muchas especies de animales y humanos. Lo curioso es que sus síntomas son muy difíciles de detectar, pues se asemejan a muchas otras enfermedades existentes, dependiendo de la ubicación de la infección en el cuerpo. Por ejemplo, causa fiebre alta, y alojada en el tracto respiratorio puede causar tos, dolor en el pecho o disminución del apetito. Si pasa al torrente sanguíneo, la cosa se complica, pues es capaz de causar una sepsis que acabe siendo mortal, algo que también ocurre en el caso de que llegue al cerebro o al sistema nervioso. Es muy difícil de diagnosticar, ya que a veces se confunde con otras bacterias similares, y ese fue uno de los errores que se cometieron en este pequeño brote que mantiene en jaque a la CDC, o incluso permanecer latente durante años en el cuerpo de una víctima hasta que empieza a sentirse mal de la noche a la mañana y ver cómo su salud se deteriora sin motivo aparente. Además, el tratamiento existente es poco efectivo.

Según relatan los expertos, la única manera es un tratamiento de choque con antibióticos especialmente agresivos administrados por vía intravenosa, pero aún así la enfermedad acaba matando entre el 10% y 40% de sus víctimas una vez que comienzan los síntomas. ¿Pero cómo llega una enfermedad tropical tan extraña a Estados Unidos? La Burkholderia pseudomallei habita en casi todas partes del suelo y el agua de los ambientes tropicales terrestres, y de hecho, es la principal vía con la que se infectan sus portadores. Cuando llueve, la tierra se altera y se evaporan componentes que entran en las vías respiratorias y entrando en el cuerpo de su nuevo huésped. 







Comentarios