Mark Buchanan, un destacado físico e investigador se ha referido en un extenso artículo a un reciente informe del Pentágono sobre los objetos voladores no identificados (OVNI) que ha arrojado nuevas dudas sobre la existencia de vida extraterrestre, ya que los militares norteamericanos han reconocido la incapacidad de definir qué vieron sus pilotos en decenas de vuelos sobrevolando nuestro planeta.

Este informe ha puesto en debate una vez más si es correcto que el ser humano intente comunicarse con alienígenas para explicar estos fenómenos. El investigador cree que ese sería un terrible error y da sus razones.

Para Buchanan “intentar comunicarse con extraterrestres, si es que existen, podría ser extremadamente peligroso para nosotros”.

“Esto se debe a que cualquier alienígena que encontremos probablemente será mucho más avanzado tecnológicamente que nosotros, por una sencilla razón: la mayoría de las estrellas de nuestra galaxia son mucho más antiguas que el sol. Si las civilizaciones surgen con bastante frecuencia en algunos planetas, entonces debería haber muchas civilizaciones en nuestra galaxia millones de años más avanzadas que la nuestra. Muchos de estos probablemente habrían dado pasos importantes para comenzar a explorar y posiblemente colonizar la galaxia”, escribe el científico.

Según el físico que las civilizaciones alienígenas permanezcan fuera de nuestro contacto puede deberse a que saben algo: que enviar señales es catastróficamente riesgoso. “Nuestra historia en la Tierra nos ha dado muchos ejemplos de lo que puede suceder cuando se encuentran civilizaciones con tecnología desigual; en general, la tecnología más avanzada ha destruido o esclavizado a la otra. Una versión cósmica de esta realidad podría haber convencido a muchas civilizaciones alienígenas de permanecer en silencio. Exponerse es una invitación a ser presa y devorada”, señala.

Buchanan señala que evitar el contacto con posible vida alienígena no debe ser un obstáculo para continuar la exploración espacial, pero evitando el riesgo de advertir sobre nuestra presencia.

“¿Por qué correr riesgos cósmicos cuando podemos tener un camino mucho más seguro para descubrirlos, si están ahí fuera? Por supuesto, incluso escuchar conlleva algunos problemas de gobernanza potencialmente tensos: si alguien realmente identifica una señal extraterrestre, tendremos que decidir si debemos responder y, de ser así, cómo”, añade.

Comentarios