Si un humano intentara hibernar y estar inactivo durante meses como lo hacen los osos, lo más probable es que 'tras regresar' tendría los huesos y los músculos atrofiados. Sin embargo, esto no ocurre con los osos; entonces, ¿Cómo lo hacen?

Se sabe que cuando estas criaturas vuelven a la actividad después de hibernar, su masa muscular y fuerza se mantienen similar a cuando comenzaron su extendida siesta. 

Ahora, un nuevo estudio parece acercar más que nunca al secreto de esta condición sugiriendo que los solutos en la sangre del animal son clave, indica una publicación de Gizmodo. Es más, incluso podrían ayudar a prevenir la atrofia del músculo humano.

Puedes leer: Ave que no deja grabar tiktoks a su cuidadora es viral en redes

Investigadores en Japón tomaron un suero de sangre de siete osos en hibernación y lo agregaron directamente a cultivos de tejidos hechos de células de músculo esquelético humano, notando un aumento en el contenido de proteínas de las células en tan solo 24 horas. Curiosamente, hubo una disminución en la producción de una proteína reguladora que desempeña un papel fundamental en la descamación de los músculos no utilizados.

Ocurre que estos cambios celulares solo se observaron cuando se agregó sangre en hibernación. Cuando se extrajo sangre de osos negros activos en el verano, el suero no detuvo el proceso natural de degradación de proteínas en las células del músculo esquelético humano. Tal y como cuenta el fisiólogo Mitsunori Miyazaki de la Universidad de Hiroshima.

Puedes leer: Un oso polar pidió ayuda a un grupo de personas para que le retiren una lata atascada en su lengua

Hasta ahora han existido diversos trabajos que han tratado de dar con ese “factor”, pero ninguno se ha acercado tanto como este último. Como finaliza Miyazaki, con lo descubierto en el suero del oso “sería posible desarrollar estrategias de rehabilitación efectivas en humanos y evitar que se queden postrados en cama en el futuro”.

Comentarios