La noche del lunes, la alcaldesa Angélica Sosa anunció sanciones para quienes incumplan el uso del barbijo; sin embargo, son pocos los conductores del transporte público que utilizan este instrumento de bioseguridad, al igual que la población que acude a los mercados.

“Es incómodo”, “no me deja respirar”, “solo me lo saqué un momento”, fueron algunas de las respuestas de los conductores al ser consultados por un equipo de prensa de Unitel, por qué no están usando barbijos.

Aunque son minoría, existen conductores que no levantan a personas que no llevan barbijo y tampoco van con pasajeros parados. “Todos tenemos que cumplir, de lo contrario no vamos a llegar a ninguna parte”, manifestó a Unitel un conductor que usaba su barbijo. 

Da rabia porque a algunos conductores no les interesa, ellos deberían dar el ejemplo”, manifestó una persona que había acudido a un mercado. 

En el mercado también se puede apreciar personas que acuden sin barbijo, otras personas no lo usan de manera, dejan sus fosas nasales al aire. No faltan quienes al ser consultadas por su barbijo, lo sacan inmediatamente de uno de sus bolsillos. 


Comentarios