Tras conocer del ataque que sufrió un micro que transportaba pasajeros, la Alcaldía informó que ya se envió una conminatoria a la línea 82 para que brinde información sobre lo sucedido. Anunciaron una querella penal.

Vamos a proceder a realizar una querella penal contra el conductor y ocupantes que de manera vandálica abordaron a otra unidad poniendo en riesgo a usuarios”, manifestó Rolando Ribera, secretario de Movilidad Urbana de la Alcaldía de Santa Cruz.

Ribera señaló que se pidió un informe al presidente de la línea 82, Gregorio Vargas, quien confesó que él era el propietario del micro de la línea 82, pero que indicó que había prestado el vehículo.

Vemos a una persona con un arma blanca, poniendo en riesgo la integridad de otros pasajeros”, manifestó Ribera.

La autoridad solicita a la Fiscalía y la Policía actuar con la máxima severidad en este caso para que no vuelva a suceder.

Agregó que la línea 82 corre el riesgo de perder el derecho de operación.