Un grupo de emprendedores aprovecha la distribución de la canasta escolar en La Paz, para poder ganar algo de dinero y así llevar el sustento a sus hogares a través de los ‘chaski carritos’.

15 varones y 5 mujeres brindan el servicio de ayuda para trasladar los productos más pesados que los padres de familia recogen en una zona de la ciudad de El Alto como parte de una iniciativa luego de sufrir por la pandemia.

Las personas, en su mayoría jóvenes, utilizan la fuerza de su cuerpo para poder trasladar los víveres hasta donde sus clientes lo pidan, haga frío o calor, este grupo de emprendedores, incluso decidió utilizar chalecos para ser identificados por los ciudadanos.

Comentarios