Franklin Copa, el conductor de un micro que aseguró que no se pondría barbijo ni aunque lo amenazaran con un arma terminó por presentarse ante la Policía para responder por haber ido en contra de la normativa que obliga a los conductores del transporte público a aplicar medidas de bioseguridad.

El hombre, llegó con barbijo, acompañado de dos dirigentes de la línea de micro para la que trabaja y se anunció que aceptará la sanción que le imponga la Policía. Aseguró sentirse arrepentido de su actitud.

"Me agarraron en un momento de ira y no pude controlarme, mil disculpas a la población y deben usar lo que dice la ley y acatar la ley. Estoy muy arrepentido", dijo Copa en declaraciones a Unitel.

El director de la Unidad Operativa de Tránsito en Santa Cruz, coronel William Montes, había señalado ayer que se buscaría al chofer que fue filmado cuando se negaba a ponerse el barbijo.

Freddy Segovia, presidente de la línea en la que trabaja Copa, dijo que se analizará si el conductor puede regresar a trabajar tras cumplir las sanciones que le imponga la Policía 

"Vamos a ver qué sanciones le darán y veremos qué sanciones le damos nosotros, porque desde el Directorio se ha ordenado que manejen bioseguridad, barbijo y alcohol en gel", señaló Segovia.

El director de la Unidad Operativa de Tránsito en Santa Cruz, coronel William Montes, señaló en declaraciones a la red Unitel que el conductor deberá hacerse responsable por sus actos y cumplir las sanciones señaladas en norma.

"Se le pondrá la sanción de trabajo comunitario, él está arrepentido y dice que no se volverá a repetir", agregó.