De manera sorpresiva, el municipio de Warnes ingresará a una etapa de confinamiento rígido de tres días que se iniciará el viernes, jornadas en las que se realizará rastrillajes masivos para detectar casos de Covid-19. En el mismo decreto municipal se establece que este miércoles y el jueves la población puede acudir a abastecerse de alimentos.

El artículo primero de este decreto establece de manera textual una “restricción temporal de la circulación vehicular y peatonal desde las 00:00 del viernes 23 de julio, hasta las 24:00 del domingo 25 de julio”.

Para el viernes, la Alcaldía convoca a la población a llevar adelante una jornada de limpieza general de viviendas y aceras utilizando productos químicos. El sábado se realizará una fumigación de calles y avenidas. En ambos días se realizará un rastrillaje masivo para identificar casos de Covid-19.

El domingo el municipio brindará atención a los pacientes con Covid-19 y también se informa de su internación en  centros especializados. Esta misma jornada se llevará adelante al vacunación en sectores más expuestos y susceptibles al virus.

Se dispuso también que la población pueda abastecerse de alimentos este miércoles y jueves.

Tras cumplirse el confinamiento, a partir del lunes la circulación estará permitida desde las 5:00 hasta las 23:00. Además, se ordena el cumplimiento de las medidas de bioseguridad, como el uso de barbijos, lavado de manos, distanciamiento social, así como la limpieza y desinfección de mercados.


Comentarios