Cerca de las 6:00 inicia la jornada para un grupo de mujeres que acude temprano a las puertas de la cárcel de Palmasola. Su objetivo es ganarse un espacio en las filas de las personas, que horas más tarde buscarán ingresar para visitar a sus familiares y amigos. 

Ellas no tienen a nadie a quien ver y buscan aprovecharse de quienes sí para venderles el lugar en montos que van desde los Bs 20 hasta los Bs 100.

Este tipo de acciones fue denunciado a la red UNITEL que captó en imágenes cómo estas mujeres utilizan un sello de ingreso, que solo es otorgado por la Policía, para supuestamente pedir dinero a cambio de ceder un espacio.

La representante de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos en Santa Cruz, María Inés Gálvez, pidió la intervención del Ministerio de Gobierno para que se verifique esta denuncia y que se pueda dar con las personas responsables.

Te invitamos a ver el informe especial. (Haz clic en el video)

Comentarios