El recientemente posesionado como vicepresidente del Estado, David Choquehuanca y su esposa Lidia Gutiérrez, son ejemplo en su comunidad. Ambos son reconocidos como ejemplo del precepto aymara Chacha-Warmi (hombre-mujer) que valora un código de conducta basado en el principio de dualidad y de lo complementario.

UNITEL se trasladó a su natal Huarina para conversar con sus allegados y conocer más sobre esta pareja que ya lleva junta más de 40 años. (Te invitamos a ver el video)


Comentarios