Hay conflictos en la zona de Villa Fátima de La Paz, dos bandos de cocaleros de los Yungas se disputan el control de la sede de Adepcoca asegurando cada uno que tiene a los dirigentes legítimos para encabezar esta organización.

Rompieron vidrios, lanzaron dinamitas y se enfrentaron hasta que la Policía tuvo que intervenir para tratar de controlar la situación. 


Uno de los grupos respalda a Armin Lluta y Franklin Flores mientras que el otro está a favor de la dirigencia encabezada por Elena Flores, afín al Movimiento Al Socialismo.

La Policía ha intervenido en el lugar y ha advertido con detener a las personas que usen dinamita. Los grupos permanecían en vigilia hasta la noche.

Los enfrentamientos continuaban entrada la noche en el lugar.