Este 21 de junio se cumplió un encapsulamiento en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra que mostró dos caras distintas ya que en algunos lugares las medidas de restricción se cumplieron de forma estricta mientras que en otras el confinamiento fue a medias.

Por ejemplo en el primer anillo, en la avenida Grigotá no había un solo negocio abierto y la circulación vehicular era nula; un escenario distinto se vivía en la rotonda del Plan 3.000 donde los comerciantes ambulantes salieron desde temprano y debieron ser desalojados por la gendarmería.

También se detectaron nueve locales de venta de bebidas alcohólicas en locales nocturnos que incumplieron las restricciones y fueron clausurados.

En gran parte de la ciudad el acatamiento de la restricción vehicular se cumplió sin la necesidad de que existieran puntos de control policial, incluso en zonas como la avenida Che Guevara, donde abundan bares se observó que todo estaba cerrado. 

En municipios vecinos, como el caso de La Guardia, este lunes no se cumplió confinamiento y la restricción está autorizada hasta las 23:00.




Comentarios