Es habitual que para fin de año se consuma, más de lo normal, la carne de cerdo. A un día de que termine el año el precio se ha incrementado considerablemente.

Tras hacer un recorrido en los centros de abasto se pudo apreciar que el precio tuvo un incremento importante y también hubo quejas por parte de las amas de casa.

Hasta la anterior semana el precio de las costillas estaban en Bs 26 y ahora se vendía en Bs 37. Lo mismo pasa con el lomo y otros cortes.

“Las vendedoras están especulando. Están bien abusivas. Nos quieren vender al precio que ellas quieren”, comentó una compradora molesta.

La Intendencia Municipal anunció que los controles se intensificarán en los mercados durante este miércoles y jueves con el fin de evitar la especulación y el aumento de precio.