Hampaturi es el centro neurálgico de las tres represas de agua que abastecen a la ciudad de La Paz, lo irónico de esto, es que la población de ese lugar no cuenta con el servicio de agua potable, ya que ninguna de los depósitos prevé de este líquido elemento a los ciudadanos.

En este pueblo, ubicado en una quebrada, muchas viviendas tienen tanques colocados por un proyecto de agua potable que se ha frustrado en el transcurso de los años.

Don Lucio de 76 años, camina ágilmente hasta una fosa donde se encuentra una vertiente y coloca su balde para poder llenarlo de agua pacientemente, para luego llevarlo a su casa, hervirla y poder consumirlo. Lo irónico para todos los pobladores es que a un kilómetro hay dos represas que proporcionan agua a los vecinos, pero no a ellos.

El pueblo cuenta con todas las instalaciones habituales colegio, cancha, internet y hasta un coliseo, pero no con agua potable. El suministro diario de agua llega de acuerdo a las lluvias, cada casa cuenta con su tanque, pero las familias quieren ser autosuficientes.

El problema se agrava más para las familias que viven de la agricultura, muchos dicen que las vertientes no son suficientes, por lo que tienen que sobrevivir con el agua que logran rescatar de las lluvias.

Los habitantes aún esperan una solución para su problema por el agua y esperan contar con el líquido elemento constante muy pronto.

Comentarios