Un equipo de prensa de Unitel realizó un recorrido por dos mercados, donde se pudo evidenciar que existen centros de abastecimiento que cumplen con las medidas de bioseguridad, en el otro ni los compradores, tampoco vendedores cumplen. 

En el mercado Florida se pudo apreciar que las personas a cargo de las ventas, usan barbijo y guantes. “Si el cliente se sienta, le hechamos alcohol en las manos, cuando se va, también se le pone alcohol en las manos”, manifestó una comerciante.

Una situación diferente es la que se vive a diario en el antiguo mercado Abasto. En este centro de abastecimiento muchos de los compradores no utiliza ni si quiera el barbijo, tampoco los vendedores, alguno incluso señaló que solo lo deben ocupar quienes son positivos.

Comentarios