Bajo el repique de las campanas en la Catedral, el presidente Luis Arce brindó su discurso de celebración por los 178 años de aniversario del departamento de Beni. La autoridad puntualizó tres problemas actuales que enfrenta el pueblo boliviano: lo económico, la pandemia y la crisis educativa.

Indicó que los ingresos han sido mermados en el último tiempo y que hay obras inconclusas producto del "quiebre histórico en la gestión de Gobierno" que experimentó Bolivia pero que existe un compromiso de su administración para subsanar las falencias y potenciar el desarrollo de la región.

“A todos los benianos, disculpas ajenas, por el perjuicio y no haber continuado con el desarrollo que ahora en nuestro Gobierno lo vamos a hacer", puntualizó la autoridad ante la concurrencia que asistió a la Plaza José Ballivián para participar de los actos centrales en este departamento.

Con una superficie territorial de 213.564 km², Beni es el segundo departamento más extenso de Bolivia y tiene una economía que se basa fundamentalmente en la ganadería y el agro.

"Tenemos escuelas, hospitales, carreteras que han quedado inconclusas (...) vamos a demostrar al mundo entero, que Bolivia es un país que sabe surgir, que sabe pararse y caminar al rumbo que todos los bolivianos deseamos", dijo la autoridad.