Durante la noche viernes y la madrugada de este sábado locales y rockolas atendieron con normalidad pese a que las restricciones municipales que continúan debido a la pandemia del Covid.

La red UNITEL hizo un recorrido por varias zonas del departamento donde se pudo evidenciar que muchos lugares infringen las normas y no se cumplía ninguna medida de bioseguridad.

Un local, al percatarse de la presencia de las cámaras, cerró sus puertas y apagaron parte de sus luces, una patrulla llegó al lugar para intentar que el lugar sea despejado pero ellos hicieron caso omiso, minutos más tarde, los mismos clientes abrieron las puertas y salieron de manera incontrolable.

En ninguna de las zonas se pudo ver control municipal, por lo que nos intentamos comunicar con el personal de la Alcaldía, pero no obtuvimos respuesta.