El micro de la línea 82, con placa de control 890 HBB, fue retenido este jueves por la Policía. La acción se da como cumplimiento a un requerimiento fiscal tras protagonizarse una persecución a otro motorizado de transporte público -que llevaba pasajeros- y al que un grupo de transportistas, obligó a detenerse para luego pinchar sus llantas. 

La Alcaldía presentó una querella penal y además envió una conminatoria a representantes de la línea para que brinden información sobre lo sucedido. Rolando Rivera, secretario de Movilidad Urbana, informó que los delitos por los que se los acusa es por asociación delictuosa, conducción peligrosa y atentado contra los usuarios de un transporte público.

La querella fue planteada en contra del conductor y los ocupantes del vehículo que perseguía a otra unidad de transporte público, todo esto durante la jornada de paro y bloqueos que vivió ayer (miércoles) la capital cruceña. 

"El presidente de la línea se ha comprometido a coadyuvar con la información; se nos hará llegar entregamos el listado de los ocupantes del micro, que con arma blanca, (actuaron) en una asociación delictuosa abordaron a otro vehículo con pasajeros poniendo en riesgo su integridad", dijo Rivera en conferencia de prensa.