En Cochabamba, el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero, dio a conocer las fortalezas del último proceso electoral.

“El aspecto central, mayor del proceso electoral 2020 ha sido el reconocimiento internacional de que Bolivia vivió una jornada electoral limpia, transparente, muy participativa, hay que recordar que 88% es una tasa encima del promedio boliviano, una tasa a las más altas de América Latina”, indicó Romero.

El conteo de votos de los últimos comicios se efectuó en un lapso de cinco días, con datos precisos y se coordinaron en todos los departamentos.

Además, el presidente del TSE afirmó que no se amerita una auditoría por los resultados ya que las misiones de observación internacional estuvieron desplegados el mes de octubre, no encontraron elementos que pusieran en tela de juicio la integridad del padrón.

El padrón electoral fue monitoreado por una comisión de la Organización de Estados Americanos, por lo que no amerita una auditoría de los últimos comicios.

Comentarios