El municipio de San Matías no tuvo agua potable durante 15 días y hubo corte de energía, ambos inesperados. 

La bomba que distribuye el agua se quemó, y de manera paulatina se solucionaron ambos problemas. "Sufrimos bastante", contó un vecino a UNITEL.

1.200 socios fueron afectados, aunque ya se fue solucionando el problemas y aseguran que no pasarán otra vez por estos problemas.

El presidente del Comité Cívico Matieño indicó que se perdió ganado y producción por la sequía. "Por la sequía el ganado se está muriendo. El agua sucia, la quema, la contaminación en el pasto", sostuvo.