"Sería imposible encerrarnos 21 días y no lo vamos a hacer", dijo Angélica Sosa, alcaldesa municipal cruceña que además anunció una ley seca en los primeros días de 2021 como una medida de acción para ralentizar la curva de contagio de coronavirus en la capital departamental.

Dentro del plan de contingencia que implementará la comuna está también la entrega de ivermectina para la población y la compra de otros medicamentos para 400.000 personas, dotación que será distribuida entre el 1 y 3 de enero por lo que se pide a las personas que se queden en sus hogares a la espera de la llegada de las brigadas médicas.

"Decretaremos ley seca el 1, 2 y 3 de enero para realizar el plan de medicación masiva de las 400.000 personas", dijo la autoridad que adelantó su postura a la reunión del Centro de Operaciones de Emergencias Departamental (Coed), prevista para el final de la tarde de este lunes.

Sosa enfatizó en el hecho de que el encierro es la última opción que se maneja para minimizar el riesgo de contagio y que se tomarán medidas para que la gente no frene sus actividades económicas, aunque se pide cumplir con las medidas de bioseguridad porque "sin salud, no hay trabajo".

Pide certidumbre por las vacunas

Angélica Sosa se dirigió al Gobierno central a quien pidió dar certidumbre sobre la fecha de la llegada de la vacuna para inmunizar a la población.

"Haremos todo para frenar el contagio, mientras las vacunas llegan, pero exigimos que no pase de febrero cuando comencemos a vacunar en la ciudad", dijo la autoridad cruceña.