Tras conocerse las restricciones establecidas por la Alcaldía para combatir el avance del coronavirus, el transporte público, los propietarios de karaokes y discotecas, señalan que no acatarán la medida, mientras los organizadores de eventos indican que se deben mejorar los controles de bioseguridad.

El transporte saldrá con normalidad, estaremos prestando servicios a la población”, manifestó Mario Guerrero, dirigente del transporte público.

El dirigente señaló que el sector al que representa rechaza los tres días de confinamiento que dispuso la Alcaldía y más bien espera que se reconsidere esta situación, de lo contrario incluso advirtieron que podrían tomar medidas de presión.

Los propietarios de bares y rockolas también anunciaron que no acatarán la medida, señalan que desean trabajar pues han perdido todo un año de ingresos por la pandemia. 

Nos coartan el derecho al trabajo. Además, si quieren una Ley Seca que sea consensuada”, pidió Basilio Ignacio, dirigente del sector. 

Los organizadores de eventos manifestaron que las nuevas disposiciones de la Alcaldía provocarán muchas cancelaciones de eventos. 

“Con una ley seca tendremos que decirle al cliente que no va a beber y que solo se dedicará a tomar refresco toda esa noche”, manifestó Carlos Guardia, representante de los organizadores de eventos. 

Sugirió que los controles que promueven la Gobernación y la Alcaldía con ayuda de la Policía y el Ejército se realicen en lugares donde se necesita, pero no hay control. 

A todo el mundo nos están imponiendo un montón de medidas y trabas, pero nos damos cuenta que un mercado anda lleno y nadie controla, la Policía en la noche no realiza los controles”, señaló Guardia.