En 10 meses, la Alcaldía de Warnes ha tenido tres alcaldes, dos de ellos del Movimiento Al Socialismo (MAS), quienes mantienen una disputa por el sillón municipal. El Comité Cívico ha advertido que de no solucionar sus problemas pedirán la renuncia de todos los concejales titulares y en caso de no hacerlo ingresarán a una huelga de hambre.

Luego de una pugna con concejales de su mismo partido, finalmente Juanita Araúz logra hacerse en enero  con el control de esta alcaldía.

Asumimos para hacer respetar Warnes. Además, para que la paz y tranquilidad permanezcan en el municipio”, señalaba Araúz al momento de su posesión.

De manera sorpresiva y argumentando problemas de salud, Arauz renunció a su cargo en octubre, lo que dio paso para que la concejal del MAS, Vanesa Uriona se convierta en la alcaldesa de Warnes el 20 de octubre.

Aquella paz a la que hizo referencia Araúz en enero cuando fue posesionada estaba cada vez más lejos. El 5 de noviembre el concejo decidió designar en lugar de Uriona al concejal, también del MAS, Benigno Choque como alcalde.

La decisión del legislativo de Warnes inició una disputa entre los bandos que apoyaban a ambos concejales.

Ante esta situación, el presidente del Comité Cívico de Warnes, Aldo Justiniano, explicó en contacto con Unitel esta institución sostuvo reuniones con la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) de este municipio y definieron que en caso de los concejales no solución sus diferencias, pedirán a todos los titulares que renuncien para que asuman  sus suplentes.

Es momento de defender lo que por ley nos pertenece. La Fejuve ha hecho un voto resolutivo dando 24 horas para que solucionen sus asperezas, caso contrario se pedirá su renuncia para que asuman los suplentes”, señaló Aldo Justiniano, dirigente cívico de Warnes.

El cívico señaló que este municipio se caracterizaba por la tranquilidad; sin embargo, la situación se ha vuelto caótica e insostenible.


Comentarios