Santa Cruz vive una escalada de casos lo que ha provocado un incremento alarmante de contagios de Covid-19, sobre todo reportados en la capital cruceña. En la última semana fueron 1.309, cifra que anteceden a la determinación del municipio de aplicar, desde el lunes 21 de diciembre, nuevas medidas de restricción para ralentizar el avance de la enfermedad.

Expertos en sanidad y autoridades del Servicio Departamental de Salud han advertido de un relajamiento de la ciudadanía en el cumplimiento del protocolo de bioseguridad que fue establecido desde el inicio de la pandemia y que pide evitar las aglomeraciones, el uso adecuado del barbijo (cubriendo la nariz y la boca) y el lavado constante de manos con jabón.

Para el epidemiólogo Virgilio Prieto existe un patrón de comportamiento de la pandemia que podría ocasionar una 'explosión de casos' en marzo de 2021 colocando un escenario de emergencia similar o superior al que se tuvo entre junio y julio, dos meses en los que el virus causó estragos en la salud de la ciudadanía.

La apertura de boliches, la asistencia a actos sociales como las graduaciones y otras actividades de concurrencia masiva, son señalados como los lugares en los que la gente se contagia y luego lleva la enfermedad a su domicilio, así lo identificó el gerente de Epidemiología del Sedes, Carlos Hurtado, que añadió que el grupo etáreo de personas de entre 20 y 40 años, son los más expuestos.

El COED se reunió la semana pasada para evaluar la situación actual de la pandemia en la región y se determinó un mayor control en el cumplimiento de las disposiciones, incluidas las que se tienen que aplicar en el transporte público; en el encuentro también se valoró la reactivación económica y el impacto que tendría en este ítem un nuevo paquete de medidas restrictivas.

Este viernes, desde la Alcaldía cruceña se anunció la prohibición de eventos masivos, la apertura de bares, discotecas, billares, balnearios, saunas y piscinas, actividades que hasta hace poco más de cuatro semanas, habían sido abiertas.

La preocupación de los expertos también está centrada en una acelerada tasa de duplicidad de casos de Covid-19 en el país, especialmente en Santa Cruz. Sobre este caso, Prieto aclaró que se trata de cuando un enfermo puede contagiar a dos personas sanas (1-2), un índice que se torna mucho más peligroso si la cifra se eleva a 1-3 o 1-4, una proyección que está latente de cumplirse en el caso de que no haya una colaboración ciudadana para contener el virus.