Vacunas o restringir, el dilema de las ciudades en la tercera ola de contagios de coronavirus. El alcalde de Santa Cruz de la Sierra, Jhonny Fernández, defiende la postura sobre las medidas de restricción pero sin descuidar la economía. Mientras que Eva Copa, alcaldesa de El Alto, sostiene que se debe inmunizar a la población.

Tras tres semanas de restricciones y encapsulamientos domingueros, Santa Cruz registró el miércoles un récord de contagios. Pese a ello, Jhonny Fernández sigue defendiendo la estrategia. “Si no hayamos tomado estas medidas hayamos estado peor”, comentó, en referencia al encapsulamiento de los domingos.

Para Copa, esto no es una opción, ya que considera que su ciudad fue la más afectada por las cuarentenas rígidas. “Si vamos a cuarentena estoy golpeando los bolsillos de mi gente. La gente va morir por la desesperación y por el hambre”, explicó.

Fernández es consciente del daño económico que provoca el confinamiento, pero dejará la decisión al comité de operaciones de emergencia municipal. “Vamos a sugerir algunas acciones y trataremos de no dañar la economía. Es terrible si encapsulamos totalmente la ciudad", explicó.

Copa, por su parte, no solo quiere que el Gobierno retire las restricciones para la importación de vacunas, sino que también le exige mayores recursos para poder acceder a ellas. “No tenemos recursos para adquirir vacunas, no nos dan la posibilidad porque los requisitos son bastantes”, explicó Eva Copa.

Comentarios