Las siete familias que viven en el barrio San Antonio (Santa Cruz), que fueron afectadas por un incendio masivo que destruyó sus viviendas, luchan para lograr reconstruir sus hogares con los pocos materiales que se salvaron del fuego.

"Están haciendo mi techo con palos y tejas que han traído. Me falta cemento y ladrillo"; cuenta Valesia Quispe, una de las afectadas por el incendio que ocurrió el pasado viernes por la tarde.

"Se me quemó mi tienda con la que me sostenía y el taller mecánico de mi esposo", expresa una de las afectadas. El barrio cuenta con 53 lotes habitados por más de 200 familias.

TAMBIÉN LEA: Un encendedor provocó el incendio masivo que dejó a siete familias en la calle

El barrio que está ubicado en el sexto anillo, de la zona norte de la ciudad, vive en situación de precariedad. La mayoría de las casas con hechas de maderas, carpas o calaminas.

Vecinos temen que vuelva a ocurrir por las condiciones que están las viviendas. "Que venga alguien a ver porque estamos abandonados", dijo otra mujer.

Además pasan otras dificultades como la falta de acceso al agua potable. Los vecinos para poder consumir agua deben sacar de un grifo comunitario y acopiarlo en tanques o turriles. “No hay de más donde (sacar agua), tenemos que acomodarnos como podamos porque yo no tengo donde irme", expresó un habitante del lugar.

Los vecinos piden la ayuda y asesoramiento de las autoridades para que este tipo de desgracia no se vuelva a repetir.  "Todos deseamos vivir mejor, todos aquí desean tener casa de material vivir mejor", indicó.

El incendio se originó cuando un niño manipulaba un encendedor cerca de un refrigerador, que tendría una fuga de gas, lo que provocó el estallido originando las llamas. Para quienes deseen aportar con víveres o material de construcción a los damnificados se brindaron el número de teléfono 72127917.



Comentarios