La Policía del municipio de Quillacollo en Cochabamba, informó sobre la intervención a una masiva fiesta la jornada del pasado sábado, donde en el interior se encontró a una gran cantidad de jóvenes y menores de edad consumiendo bebidas alcohólicas.

Autoridades municipales de Quillacollo anuncian acciones legales contra los organizadores del evento, porque en el lugar se detectó a una adolescente contagiada con Covid-19 que anteriormente había sido ya sorprendida en otra fiesta.

Según el coronel de la Policía, Cristian Arce, el evento es considerado como un atentado contra la salud pública, debido a que está prohibida la organización y realización de fiestas, debido a que generan aglomeración de personas y podría haber contagios masivos de Covid-19.

“Se ha coordinado este operativo en el que se pudo encontrar al interior de este local a 67 personas, consumiendo bebidas alcohólicas”, informó Arce a la red Unitel.

La autoridad policial, manifestó que de las 67 personas, 35 eran varones mayores de edad y 9 menores, además 12 mujeres mayores de edad y 11 menores.


Policías lamentan que se incumplan las normas establecidas y aseguran que no permitirán que se realicen fiestas ilegales en su jurisdicción.

“Realmente es una pena porque hay padres inconscientes que toleran que los hijos salgan a las fiestas en plena pandemia, esto por supuesto que se califica como atentado a la salud, como han podido evidenciar a cualquier cantidad de menores de edad y hasta mayores de edad”, agregó la autoridad policial.

Por segunda semana consecutiva, se intervino otra fiesta clandestina autoridades denuncias que se constató que un grupo de personas está lucrando a costa de la salud de la población por lo que anunciaron acciones severas.

Comentarios