Se tenían anunciado 317 puntos de bloqueo en todo el país pero, en las primeras horas de este martes, se confirmaron 279, así lo informó el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, que calificó de política la medida de presión que realiza el sector transporte.

La autoridad enfatizó en que las puertas del diálogo siguen abiertas para tratar de resolver el pedido de la Confederación de Choferes de Bolivia que propone un nuevo diferimiento de créditos, algo que ha sido descartado en un principio por el Gobierno nacional.

"El Estado garantiza el derecho a la protesta, sin embargo creemos que otro tipo de medidas de presión que afecten a otros bolivianos deben ser sancionados oportunamente", dijo Del Castillo al ser consultado sobre si hay una orden para realizar desbloqueos.

Se informó que han sido desplegados uniformados con el objetivo de que "no se confirmen más puntos de bloqueo en todo Bolivia para que la gente pueda llegar a sus fuentes de trabajo". 

Así también, el ministro de Gobierno informó que la Policía dispuso que aquellas personas que se encuentren varadas puedan ser transportadas en los vehículos policiales para resolver los inconvenientes presentados ante los bloqueos.