El que pega primero pega dos veces, por eso el clima distendido en las concentraciones de la 'Seleçao' en la Granja Comary, en Teresópolis, y de los colombianos en Goiania (centro), líderes del Grupo B con 3 puntos al derrotar a Venezuela (3-0) y Ecuador (1-0) en el debut.

Con Perú, finalista en 2019, en el horizonte, Tite comenzó a delinear el probable once inicialista del jueves en el estadio olímpico Nilton Santos en Rio de Janeiro, causante del enojo del seleccionador de Argentina, Lionel Scaloni, por el mal estado del campo en el 1-1 contra Chile.

Siempre con el astro Neymar en el frente de ataque, cinco serían las variantes en la formación respecto a la que derrotó a la Vinotinto: Thiago Silva en lugar de Marquinhos, Fabinho por Casemiro, Everton Ribeiro por Lucas Paquetá, Everton 'Cebolinha' tomando el lugar de Gabriel Jesus y Gabriel Barbosa 'Gabigol' por Richarlison.

El seleccionador brasileño había advertido que de acuerdo con los resultados aplicaría rotaciones en el equipo para ofrecerle minutos a todos los jugadores, un banco de pruebas pensando en la eliminatoria sudamericana para el Mundial-2022 y de la que es sólido líder.

La apuesta de Muriel 

En Colombia la baja por lesión del lateral izquierdo Yairo Moreno, sufrida en el primer tiempo ante Ecuador, empañó tibiamente el buen inicio del tercer ciclo de Reinaldo Rueda como seleccionador nacional.

Con la trabajada victoria ante la Tricolor, los cafeteros encadenaron tres valiosísimos resultados, que iniciaron en la reciente fecha doble de junio por el premundial con la goleada a Perú 3-0 en Lima y el 2-2 con la Argentina de Messi en Barranquilla cuando perdían por 0-2.

"Esta es una selección que tiene que salir a ganar cualquier partido, nuestro objetivo es hacer una gran Copa América, y, ¿por qué no? ganarla", dijo con contundencia el delantero Luis Muriel (Atalanta).


Sobre Venezuela, el rival del jueves en el estadio olímpico Pedro Texeira, en Goiania, Muriel indicó que "es un equipo que deja jugar un poco más" comparado con el arrollador despliegue de Ecuador.

"Yo quiero estar siempre, tratar de marcar goles y conseguir esa victoria que prácticamente nos dejaría en la otra ronda", sentenció.

Por un mejor baile

Después del lánguido 1-1 en Rio, Argentina y Chile tendrán el viernes la posibilidad de rectificar el camino o, por el contrario, estancarse y comenzar a pensar en la matemática como ayuda.

La Roja irá a la mundialista Arena Pantanal en Cuiabá (centro) a verse las caras con Bolivia, víctima de Paraguay el lunes en Goiania, mientras que Messi, en Brasilia, espera amargarle el debut al Uruguay de su amigo Luis Suárez.

"Tenemos que convivir con la ambición de conseguir cosas importantes. Cada torneo que afrontamos con la selección tenemos que vivirlo de la misma manera", dijo Suárez en rueda de prensa virtual en Montevideo, un día antes del viaje de la Celeste a Brasil.

Pero 'el Pistolero' tenía dos balas más en la recámara y las disparó.


"Uno es consciente de la edad que tiene (34 años). A medida de que van pasando los años uno se da cuenta que se acerca el final. En mi caso esta Copa América va a ser la última", sostuvo el ariete del Atlético de Madrid.

 Indiferencia 

"¡Cómo! ¿Messi va a jugar ahí?". Paulo Torres desvió la mirada del volante por unos segundos. A unas cuadras de su casa, en el estadio Olímpico Nilton Santos de Rio de Janeiro, el astro argentino estaba por pegarle a la pelota y él no se había enterado.

La desconexión de este conductor de una plataforma de transporte con la Copa América-2021 dista de ser aislada. Muchos brasileños no saben que el torneo de selecciones más antiguo del mundo se está disputando en su territorio.

El certamen aterrizó de apuro en Brasil pocos días antes de su inicio, el domingo pasado, luego de que se bajaran las sedes de Colombia, por un prolongado estallido social, y Argentina, debido a la propagación de la pandemia del covid-19.



                

Comentarios