Durante todo este sábado hubo grandes aglomeraciones de hinchas buscando las 5.400 entradas disponibles para ver la gran final de Copa América 2021. 

Muchos fueron descubiertos con test negativos de Covid-19 falsificados con los que pretendían entrar al estadio Maracaná de Río de Janeiro, para ver el duelo entre Brasil y Argentina.


La Alcaldía de Río de Janeiro decidió permitir la entrada del público a la final de la Copa América hasta un 10 % del aforo del Maracaná, lo que obligó a los invitados especiales a aglomerarse frente a las taquillas del estadio para buscar sus boletos.

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), que extendió las invitaciones a unas 1.000 personas, entre patrocinadores, autoridades y funcionarios, autorizó a cada una de las selecciones finalistas a distribuir 2.200 entradas.


Comentarios