La alcaldía de Rio de Janeiro, una de las ciudades brasileñas más afectadas por la pandemia, aprobó la entrada de público a la final de la Copa América-2021, que se disputará el sábado entre Argentina y Brasil en el Maracaná, que podrá albergar hasta el 10% de su capacidad máxima.

La decisión excepcional se tomó "considerando que la entidad organizadora presentó protocolos de operación y acreditación, adoptando mecanismos para proteger la salud de los involucrados, utilizando herramientas adecuadas para la prevención del contagio y la propagación del covid-19", dijo la autoridad en el diario oficial de este viernes.

El templo carioca podrá recibir hasta el 10% de su capacidad máxima, de 78.000 personas, "en cada sector del estadio", agrega el boletín oficial. 

Los asistentes deberán presentar una prueba de antígenos o PCR con resultado negativo para covid-19 tomada hasta 48 horas antes del cotejo y deberán cumplir medidas de distanciamiento dentro del recinto, según la publicación.

"Hasta donde sé, todos (los asistentes) son invitados de la Conmebol", explicó el alcalde de Rio, Eduardo Paes, quien aseguró que la autorización es una "especie" de examen con miras a empezar, cuando sea posible, una transición hacia la normalidad.

La final será el primer partido de la Copa América-2021 que se disputará con hinchada, aunque hasta el momento la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), organizadora del evento, no ha precisado los detalles del ingreso del público.

Sin embargo, la Asociación del Fútbol Argentino aseguró en una nota que otorgará de forma gratuita a argentinos residentes en Brasil las 2.100 entradas que le corresponden.

"El pedido inicial de la Copa América para la Alcaldía era realizar el partido con un 50% de público, pero no lo consideramos adecuado. Liberamos el 10% de cada sector del estadio para evitar aglomeraciones", afirmó por su parte Daniel Soranz, secretario municipal de Salud. 

Comentarios