Paúl Cortez, conocido como el ‘Profe Popeye’, enseña distintas disciplinas deportivas ayudando a mejorar la calidad de vida a niños y personas con discapacidad en la Villa Primero de Mayo de la ciudad de Santa Cruz.

El ‘Profe Popeye’, de 69 años de edad, se dedica a la enseñanza hace más de 38 años y sus estudiantes y colegas resaltan su solidaridad y apoyo constante.

“Nos ha ido colaborando, nos ha ido dando sus enseñanzas. El deporte es para nosotros es como rehabilitación y ahí nos sirve mucho el apoyo que nos da la sociedad y personas como el ‘Profe Popeye’”, señaló uno de sus amigos y estudiantes, Moisés Salazar.

La esposa del ‘Profe’, Teresa Arteaga, señaló que llevan 42 años de casados y durante ese tiempo demostró ser “buen padre, buen esposo, buen profesor. Siempre lo buscan”, recordó.

Su hija, Silvia Cortes, también resaltó la solidaridad de su padre, quien la atendió para que se recupere de las secuelas que le dejó el Covid-19.

Así es como el ‘Profe Popeye’ se ganó el corazón de sus estudiantes y colegas, quienes resaltan su generosidad, compromiso, cariño y enseñanza. Por ello y muchas otras virtudes es un Cruceño de Oro.


Comentarios