Conocemos a Javier Ala, un hombre de 36 años que hace algún tiempo sufrió un accidente que lo dejó sin la capacidad de poder volver a caminar, pero él buscó la manera de salir adelante.

Ingenioso, valiente y esforzado, así lo describen sus amigos a Javier, quien a pesar de su discapacidad sale adelante y cría solo a su hijo de 15 años.


Tras sufrir un accidente tuvo serios daños en la columna que le impiden caminar. Sin embargo, ese accidente no fue un impedimento para él y decidió emprender en algo nuevo y pidió ayuda a un amigo para poder armar un vehículo que lo ayude a movilizarse más fácilmente.

Con algunos prototipos y videos de internet, Javier pudo crear su primera ‘trimoto’ en dos meses, la cual sin duda le cambió la vida.

En sus recorridos por el su natal Montero, otras personas en sillas de ruedas lo vieron y le pidieron que les fabrique una, Javier terminó haciendo seis ‘trimotos’ para discapacitados.

Uno de los que adquirió este peculiar vehículo es Wilfredo Ocampo, quien es contador y ahora conduce solo hasta su oficina.

“Me ha ahorrado el tiempo y el pasaje, se tiene la libertad de ir donde uno pueda, ir a su trabajo, a cualquier lugar”, contó Ocampo.

Ahora Javier trabaja en un proyecto mucho más grande, modificar un auto para poderlo conducir pese a su discapacidad,

Este valiente padre asegura que para él no hay nada imposible “sigo adelante, no podré caminar, pero con los brazos se puede aceptar todo”, aseveró

Por su lucha constante y superación, Javier Alas es considerado nuestro Cruceño de Oro.

Comentarios