El profesor Eduardo Silveira es un cubano con corazón boliviano, cruceño y sobretodo javiereño. Llegó hace 22 años al territorio nacional y decidió tener raíces en San Javier hace 19.

“Bolivia es un país diverso culturalmente y un país de grandes retos”, señaló Silveira.

Sus alumnos de música barroca y misional señalan que les ha inculcado la responsabilidad y el amor por el arte, además de no dejar morir la cultura de los pueblos chiquitanos.


Está casado con una javiereña, Carla Andrea Pereira, con quien también han salido de Santa Cruz y Bolivia con el grupo misional de música, para participar en varios eventos llevando el nombre de Bolivia en alto.

El alcalde de San Javier, Guido Carballo, destacó el trabajo de Silveira, de quien dijo que hace 20 años es un verdadero aporte en la tradición y cultura chiquitana.

Sus alumnos y parte de la población lo reconoce y aseguran que “merece ser un Cruceño de Oro”. 

Comentarios