Wendy Roca / Gustavo Jiménez 

Hace cinco años atrás, la vida se le vino abajo a Gerania Velasco. Iván, su hijo, tenía pocos meses de vida y había sido diagnosticado con cáncer. Todo era desazón y tristeza en ese momento; sin embargo, esta madre se puso de pie y se mostró decidida a acompañar a su pequeño en esa dura batalla. Lo que no esperaba es que meses después tuvo que afrontar otro gran golpe de la vida, los médicos también le diagnosticaron esta terrible enfermedad.

Para quienes la conocen y para familiares de pacientes con cáncer en Santa Cruz, Gerania es el mejor ejemplo de lo que una madre es capaz de hacer por su hijo. En esa larga, dura y costosa batalla contra el cáncer, muchas veces el dinero no le alcanza para comprar las dos recetas que le piden los médicos, una para ella y otra para su hijo, por lo que hay ocasiones en las que decide sacrificar sus medicamentos, pero que no le falten al pequeño Iván.

“Ella es una maravillosa madre, emprendedora, que incluso deja de tomar sus medicamentos para dárselos a su hijo”, explicó María del Carmen, amiga de Gerania.


También te puede interesar: Cruceño de Oro: Javier construye ‘trimotos’ para personas con discapacidad

A pesar de sus largas y agotadoras jornadas, Gerania está firme y no pierde la esperanza de que su hijo supere el cáncer que le aqueja. La seguridad con la que habla y esa sonrisa con la que se dirige a las personas, son una muestra de ese inquebrantable optimismo de madre.

Hace unos meses Gerania comenzó a escribir un libro en el que cuenta su historia, su lucha, su tratamiento, su esperanza y el desmedido amor hacia su hijo.

Ver sonreír a mi hijo me hace feliz, me encanta verlo contento, jugar y hacer travesuras. Todo lo que estoy viviendo quiero que quede plasmado en un libro que estoy escribiendo, es mi historia completa”, confesó.



Uno de los objetivos de Gerania con su libro es servir de apoyo para aquellas familias que, de un momento a otro, son anoticiadas de que les tocará afrontar al cáncer. Ese compromiso que tiene esta madre ya es conocido por otras personas, incluso recibe agradecimientos desde el exterior.

“Ha sido una psicóloga para mi familia. Tuvimos la pérdida de mi madre y nos ayudó a salir de la profunda depresión que teníamos”, cuenta entre sollozos Verónica Castro, amiga de Gerania.

Toda esa lucha de Gerania es también valorada por su pequeño hijo, que en todo momento cobija en sus brazos a su madre, como si supiera que esos pequeños pero valiosos detalles sirven para recargarle energías.

La quiero mucho a mi mamá, es fuerte y valiente. Es bella, la quiero mucho”, señala con inocencia el pequeño Iván.

Por esa valerosa e incondicional lucha, por su solidaridad y ayuda, por ese amor de madre, por todo eso y más, Gerania Velasco es la Cruceña de Oro de Unitel.

La lucha contra el cáncer requiere paciencia y también muchos recursos económicos. Toda ayuda para Gerania y su hijo es bienvenida, quienes deseen solidarizarse con ellos pueden contactarse directamente llamando al 782-93566.





Comentarios