Si algo le reclamaron siempre a Lionel Messi los argentinos no fue su juego, sino su actitud cuando viste la albiceleste: le reprochaban una tranquilidad que aseguraban no era digna de un capitán. Es por eso que, al menos en la hinchada, la reacción del astro durante la definición de penales ante Colombia fue celebrada, además de hacerse viral en todo el mundo.

Luego de que Yerri Mina fallara, ‘Dibu’ Martínez le detuvo el penal, Messi empezó a gritarle: “Dale, bailá ahora” con evidente bronca, lo repitió, una, dos, tres veces: “bailá”. Incluso uno de sus compañeros se acercó y lo contuvo.


La reacción de Messi no fue casual y detrás hubo varias razones, una de ellas vinculada a uno de sus mejores amigos: Luis Suárez, su excompañero del Barcelona y seleccionado de Uruguay.

Unos días antes de los gritos desaforados del 10, Suárez se había enfrentado a Mina en el partido entre Uruguay y Colombia, que también fue a los penales. Fue cuando el jugador colombiano (que en esa ocasión no falló) se puso a bailar tras convertir un gol. Un festejo que pareció más bien una burla.

Según señala el diario Clarín, la bronca de Messi fue tal que trascendió al partido y al terminar el encuentro y hablar con su esposa ingresó a su cuenta en Instagram y dejó de seguir a Mina.

En Instagram también se vio la reacción de Suárez a la reacción de Messi, su amigo aplaudió y también se refirió al baile: “Buena, chaval, felicitaciones. Ahora sí que (emojis de baile)”, posteó en clara referencia al jugador colombiano.


Ahora Messi está enfocado en la final que se jugará este sábado ante Brasil y que podrá ver a través de Unitel.bo.

  ​

Comentarios