Problemas en la curva de Oriente Petrolero hicieron que el partido se paralice durante varios minutos, tras el gol que marcó Alexis Ribera sobre el minuto 24.

Barras de la hinchada de Oriente se enfrentaron a los policías que estaban apostados en esa curva del estadio Ramón Tahuichi Aguilera, y tras una pelea, corrieron a los efectivos que luego respondieron utilizando gases lacrimógenos.

Pasaron 13 minutos cuando la terna arbitral decidió dar continuidad al partido previo acuerdo con los delgados de los clubes, alertando que el partido se suspendería si existe un problema más. 

Comentarios