El fútbol en Bolivia nuevamente se paraliza. Los capitanes de los clubes profesionales firmaron un documento en el que manifiestan su molestia por lo que consideran un incumplimiento al acuerdo firmado, el pasado 12 de marzo, con la Federación Boliviana de Fútbol sobre la puesta en vigencia del Tribunal Superior de Apelaciones.

Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol) informó de la decisión que realizarán los jugadores y que se cumplirá desde la quinta fecha, que debe iniciarse este viernes con el duelo Real Santa Cruz-Real Potosí.

"Cuando se convocó a todos los capitanes a Cochabamba se estableció tres puntos del acuerdo que establecían que el Comité Ejecutivo de la FBF iba a suspender las actividades del Tribunal Superior de Apelaciones", dijo David Paniagua, secretario de Fabol.

El segundo punto establecía que los jugadores podían solicitar a la FBF, personalmente, o a través de su sindicato, el contrato que los vincula al club profesional para esta gestión.

Paniagua apuntó que en la resolución que emite la FBF se da plena vigencia al Tribunal de Apelaciones, en lugar de suspender, le da plena vigencia a este tribunal que deja en total indefensión a los futbolistas porque "impide que funcione el Tribunal de Disciplina Deportiva que es la única instancia que puede hacer cumplir los fallos del Tribunal de Resolución de Disputa".

Quince fueron los capitanes, de los 16 clubes profesionales, que firmaron el documento. El único que no lo realizó fue Samuel Galindo de Always Ready.

Comentarios