La pelea entre Pedro Tabares y Saúl Farah que debía definir al campeón interino nacional peso completo de la Comisión de Boxeo Profesional de Bolivia terminó con patadas, pisotones, acusaciones y desafíos por parte de ambos pugilistas.

Se había iniciado el sexto asalto de la pelea en el coliseo Alfredo Huari de Cobija, cuando Tabares logra propinarle un fuerte izquierdazo a Farah que lo hace caer sobre la lona; sin embargo, en lugar de esperar a que su contrincante se ponga de pie continuó asestándole golpes en la cara.

Al percatarse de esta situación, el árbitro intentó separar a Tabares, quien procedió a patear y pisar la cabeza de su contrincante que seguía tendido en el piso. Inmediatamente subieron al ring los equipos de ambos pugilistas logrando calmar los ánimos.

Sin embargo, este incidente provocó la descalificación de Tabares de la pelea por el título interino.

"ME TROPECÉ"

Ya en los camerinos Farah calificó de criminal la acción a la que fue sometido por su contrincante y advirtió que podía haber salido lesionado de gravedad.

Me lastimó la cervical, me pateó en el suelo, eso no se puede hacer en ninguna parte”, señaló.

Aseguró que su caída a la lona no fue producto del golpe que le propinó Tabares, sino porque se había tropezado.




“Tenía la pelea controlada, él se sintió frustrado. Se cansó que le bloquee los golpes”, indicó.

Sobre una posible revancha manifestó que está dispuesto a aceptarla, siempre y cuando sea autorizada por la federación.

Le doy la revancha aquí o en la china, cuando quiera y donde quiera”, señaló Farah.

DISCULPAS

Tras la pelea, Tabares pidió disculpas a los aficionados al box y a sus seguidores. Justificó su reacción indicando que Farah había lanzado algunos insultos.



“Mil disculpas, me enoje estaba insultando a los pandinos, ya estaba bueno, fue una furia de todos los pandinos”, señaló.

Minimizó la pérdida del título. “Me estaba haciendo pelear por un título interino, su título no lo quiso jugar porque sabía que iba a salir noqueado”, señaló.


Comentarios