Imperial para detener dos penales ingleses en un estadio de Wembley abarrotado, el arquero Gianluigi Donnarumma fue uno de los grandes protagonistas de la Italia campeona de Europa este domingo (1-1 en el tiempo reglamentario, 3-2 en la tanda de penales) y a los 22 años tiene ante sí un futuro radiante.

¡Es el héroe de Londres! Decisivo ya el martes para detener el disparo de Álvaro Morata en la tanda de penales de las semifinales contra España, 'Gigio' paró los lanzamientos de Jadon Sancho y Bukayo Saka, ganando su duelo a distancia con Jordan Pickford.

Los tiros de los dos ingleses se toparon con la mano firme del fenomenal arquero de la 'Nazionale', a quien no se le notaron sus escasos 22 años. Antes, ya había estorbado a Marcus Rashford, quien mandó su penal al poste.


El portero del AC Milan, que está previsto que se marche al París Saint-Germain, pasará a la historia como uno de los hombres fuertes del título italiano y de una racha de 34 partidos sin perder para la selección de Roberto Mancini.

Al final del encuentro fue elegido mejor jugador del torneo, recibiendo su trofeo como un chico tímido. Las estadísticas hablan por sí solas: nunca ha perdido una tanda de penales en su carrera (tres con su club, dos en la selección), según Opta. Y en los 33 partidos que ha vestido la remera italiana nunca ha encajado más de un gol por partido.

Este domingo también se convirtió en el portero más joven en ganar la Eurocopa desde el español José Ángel Iribar, coronado a los 21 años en 1964.


Su actuación este domingo simboliza también toda la madurez adquirida por el meta italiano. No pudo hacer nada en el gol inglés, marcado por Luke Shaw (2), y en el resto del encuentro no tuvo que intervenir, excepto por dos salidas por arriba en la prolongación. 

Poco preocupado por esta ausencia de ocasiones inglesas (solo un tiro a puerta), Donnarumma supo ser paciente y ponerse a tono para la tanda de penales. Y las miradas, sonrientes y confiadas, que intercambió con sus compañeros justo antes del inicio de las penas máximas demostraron que los italianos no estaban muy preocupados por la capacidad de su arquero de estar al nivel de la cita, pese a su juventud.

Elogiado por Zoff

Esta tanda recompensó una Eurocopa casi perfecta para el nacido en Nápoles, con solo cuatro goles encajados y una sensación general de enorme solidez, escoltado por los dos veteranos defensas de la selección, Giorgio Chiellini y Leonardo Bonucci.

"Me hago oír y mis compañeros también me escuchan. El arquero debe dar las órdenes a la defensa y debemos hacer sentir seguridad y confianza siempre", decía estos días, seguro de sus capacidades.


Italia, quien le vio aparecer en categorías inferiores en Nápoles, y luego como profesional en Milán, celebra su aporte a la selección de azul.

"Tengo una gran consideración hacia él. Es joven, ha disputado ya varias temporadas con el Milan y ha jugado mucho con la selección nacional. Es evidente que tiene perspectivas importantes para convertirse en un gran arquero. Luego todo dependerá de él, pero las posibilidades son inmensas", se entusiasmaba Dino Zoff, un glorioso antecesor, en una entrevista a la AFP esta semana.

Con estos apoyos y semejante seguridad, nadie duda de que el futuro de 'Gigio' está asegurado. Su vitrina todavía no está tan llena como la de Gianluigi Buffon, a quien sustituyó en la 'Azzurra'. Pero Donnarumma ya ha empezado a adornarla en Londres, y podría seguir haciéndolo en París.


Comentarios