El Inter de Milán conquistó la Copa de Italia al derrotar a la Juventus de Turín al término de un partido plagado de alternativas (4-2 en la prórroga), marcado por los dos penales señalados a favor de los 'Nerazzurri', este miércoles en Roma.

El Inter de Simone Inzaghi se mantiene en la carrera por un triplete nacional Serie A-Copa-Supercopa, mientras que los 'Bianconeri' de Massimiliano Allegri cerrarán su primera temporada sin títulos en los últimos once años. 

Los dos penales, que permitieron al Inter igualar 2-2 y llevar el partido a la prórroga y ponerse por delante en la media hora suplementaria, suscitarán sin duda ríos de tinta y horas de debate.

Pero fue finalmente el hambriento de títulos Simone Inzaghi el que levantó el dorado trofeo en el que fuese su estadio durante dos décadas, como jugador y como entrenador del Lazio 

 

El central juventino Giorgio Chiellini no pudo conquistar un 20º título con los 'Bianconeri' antes de probablemente abandonar el club a los 37 años.

Y su entrenador Massimiliano Allegri, expulsado por sus protestas airadas, deberá esperar para poder presumir de ser el primer técnico en ganar la Copa de Italia en cinco ocasiones.

El idilio con el triunfo que durante mucho tiempo acompañó a Allegri pasó del lado del Inter y de su entrenador, aunque no por el ello el Inter se mostró más brillante que su rival, pero sí tuvo más sangre fría después de haberse visto con un 2-1 en contra.

- PERISIC "SIEMPRE CREYÓ" -

Nicollo Barella adelantó al Inter (6), pero el brasileño Alex Sandro (50) y el goleador serbio Dusan Vlahovic (52) dieron la vuelta al marcador. El turco Hakan Çalhanoğlu no falló desde los once metros para el Inter (80), y ya en la prórroga el croata Ivan Perisic dio el triunfo al conjunto milanés (99 de penal y 102).

Aprovechando de la lentitud inicial de la Juventus, el Inter desbloqueó rápidamente el partido con un disparo perfecto de Nicolo Barella ante el que el arquero turinés Mattia Perin sólo pudo hacer la estatua.

Pero una vez se metieron en el partido, los juventinos se mostraron peligrosos.

Primero se estrellaron con un buen Samir Handanovic, impecable ante un disparo raso del argentino Paulo Dybala (23), y ante Dusan Vlahovic (24) y un remate de cabeza de Matthijs De Ligt (30).

Pero el arquero esloveno terminó por ceder en un increíble inicio del segundo tiempo que vio a la Juve ponerse por delante en dos minutos; un disparo desde la frontal de Alex Sandro y una rápida contra culminada por Vlahovic.

El Inter, castigado por su juego demasiado calculador, se lanzó a por el empate, pero fue ocasión de lucimiento para Perin, ante Matteo Darmian (55) y Federico Dimarco (71). Tuvo que llegar la secuencia de los penales -un clásico esta temporada entre los dos equipos- para decidir el partido.

El árbitro sancionó una acción de Leonardo Bonucci sobre Lautaro Martínez para que Hakan Calhanoglu anotase por el ángulo (80), y después una falta de De Ligt en la prórroga sirvió para el gol de Ivan Perisic (99), que sentenció en el 102.

"Siempre creímos, incluso cuando perdíamos 2-1. Perdimos la cabeza durante 10, 15 minutos, pero reaccionamos bien, creo que la victoria es ampliamente merecida", afirmó el croata.

Si para la Juve la temporada está acabada, el Inter de los chilenos Arturo Vidal y Alexis Sánchez (ambos salieron desde el banco) aún puede poner la guinda sobre el pastel. 

Comentarios