El partido entre Oriente Petrolero y Nacional Potosí había terminado con un pálido empate sin goles. Los jugadores de ambos planteles se estaban retirando al camarín cuando se produjo un altercado entre los técnicos de ambos equipos.

Erwin 'Platiní' Sánchez y Alberto Illanes casi se van a los golpes luego de que se encontraran frente a frente tras reclamar a la terna arbitral a quienes cuestionaron algunas decisiones durante el juego.

Ambos entrenadores 'se pechearon' llegando incluso a levantar los brazos en un amague de pugilato que fue evitado por la oportuna intervención del cuatro árbitro del encuentro.

Jugadores de ambos equipos debieron acercarse a sus entrenadores para calmarlos logrando ese cometido. Al final, 'Platiní' se retiró de la cancha visiblemente molesto mientras Illanes caminó por su lado hasta los vestuarios de Nacional Potosí.


Comentarios