Inesperados a estas alturas de la Eurocopa, en una primera semifinal que prometía un Francia-Bélgica, campeona del mundo contra primer equipo de la clasificación FIFA, las renacidas y desacomplejadas España e Italia se cruzan este martes (15:00) en Wembley ante más de 60.000 personas.

Pero la fiesta tendrá sabor local en el templo del fútbol inglés, debido a las restricciones de viaje y cuarentenas, por lo que será un aperitivo del Inglaterra-Dinamarca que cierra las semifinales el miércoles.

"Es muy injusto que no tengamos la mitad del estadio llena de aficionados italianos y la otra mitad de españoles", dijo el lunes el seleccionador italiano, Roberto Mancini.

Sin embargo, en tierra de oportunidades, muchos residentes de ambos países pondrán el color en Wembley.

Según la Federación Italiana, unas 6.400 entradas fueron puestas a la venta para los aficionados que residen en Gran Bretaña.

A través de una campaña con el lema 'We need you' (Te necesitamos), la Federación Española también trata de movilizar a sus hinchas.

'Qué fantástica esta fiesta', tituló en portada el diario más leído de España, el deportivo Marca, recordando una de las canciones más conocidas de la artista.

'Forza España', publicó el AS, con una imagen de Dani Olmo con la bandera del país en la espalda. El extremo del Leipzig podría suplir en el once a Pablo Sarabia, única baja del equipo de Luis Enrique tras sufrir una lesión muscular en cuartos ante Suiza (1-1, 5-3 en penales).

Por el lado italiano, Mancini perdió a una de sus grades bazas, Leonardo Spinazzola, lesionado de gravedad ante Bélgica en cuartos (2-1). Normalmente le sustituirá Emerson Palmieri, casi sin minutos en el Chelsea este curso.

La Gazzetta dello Sport, el gran diario deportivo italiano, había optado por un juego de palabras el lunes: "Es el Tiki Taka contra el Tikitalia".

Batalla por el balón

El periódico hacía referencia al tradicional juego de pases español y al recién adquirido gusto por el balón de los suyos.

Lo cierto es que la Eurocopa ha descubierto a la Italia más española, cómoda con el balón, respaldada por un trío de centrocampistas técnicos como Jorginho, Marco Verratti y Nicolo Barella.

"El Tiki Taka es un fútbol que ellos han inventado, lo han jugado durante 15 o 20 años y les ha dado un éxito extraordinario. El nuestro es ligeramente diferente. Somos italianos, no podemos convertirnos en españoles de repente", despejó Mancini sobre la revolución técnica que introdujo en el grupo desde que llegó en 2018, después de que Italia se perdiera el Mundial, traducida en 32 partidos sin derrota.

La Azzurra con acento español choca con la dueña absoluta de la posesión (73,% de media por partido en la Eurocopa, 16 puntos más que su rival).

"El balón será la primera batalla por conquistar. Ellos son una selección que pueden hacer uso y disfrute, pero también pueden adaptarse a jugar sin balón", explicó el lunes el seleccionador español Luis Enrique.

El antiguo técnico del Barcelona también ha tenido que levantar desde casi las cenizas a un equipo que fue eliminado en penales en octavos del Mundial 2018 por el anfitrión Rusia.

Su apuesta, darle un toque de 'rock and roll' al juego de posesión que con el paso de los años y la salida de figuras como Xavi y Andrés Iniesta se había convertido en demasiado previsible.

¿De qué forma? Un sacrificio físico innegociable para presionar en todo el campo y limitar los acercamientos del rival y un juego ofensivo con variantes, dese los uno contra uno de los extremos a las combinaciones interiores.

El resultado, su equipo es el máximo goleador del torneo con 12 tantos, aunque ha recibido cinco. En definitiva, le crean pocas ocasiones pero cuando los rivales llegan su defensa está lejos de ser infalible.

España e Italia, dos clásicos de vuelta a las alturas en Wembley por una plaza en la final del domingo.

Comentarios